martes, 19 de febrero de 2013

Nos ha dejado un defensor de la Vida


¡Que Dios lo tenga en su Santa Gloria!


¡Qué brille para él la luz que no tiene fin!

¡Vea el video abriendo la entrada!


Ayer el Señor ha llamado a su presencia al Licenciado Eduardo Rafael Carrasco, conductor del programa "Padres de Familia - Conversando con Su Santidad Benedicto XVI", emitido por el canal TLV1.

Como dice el anuncio de este canal: "Eduardo era un hombre de bien, caballero cristiano y extraordinario padre de familia que entregó a la fe católica dos hijas religiosas. Licenciado en Economía y experto en temas macroeconómicos, especialmente aquellos relacionados con la deuda externa, Eduardo fue profesor de la Universidad Católica de La Plata y de la Universidad de Buenos Aires, como así también miembro de numerosas organizaciones de bien público y del CEEMFRA – Centro de Estudios Económicos Mariano Fragueiro.

Devoto de la Virgen María, militante católico y defensor de la vida, Eduardo condujo su programa con gran dedicación, pasión y altísima profesionalidad, siempre preocupado por desenmascarar los avances de los lobby y grupos de poder que permanentemente atentan contra la Fe y los valores cristianos de nuestra sociedad, la familia, la cultura y la religión.

Extraordinario compañero y leal camarada, TLV1 lo despide con la misma oración que nos une espiritualmente: "Señor, dale el descanso eterno y brille para él la Luz que no tiene fin".

Solicitamos a nuestros lectores una oración por el alma Eduardo Carrasco; informamos que sus restos están siendo velados en su residencia: Calle San Juan 2165 y Ameguino, en la localidad de Bella Vista, Prov. de Buenos Aires, a partir de las 14 Hs. de hoy; y lo despedimos recordando una de sus excelentes audiciones:




Por favor, deje su comentario!

11 comentarios:

Horacio Bojorge dijo...

Les ruego trasmitir a su Señora e hijos, especialmente a Teresita, mis condolencias.Mañana celebraré la santa Misa en sufragio por él. Predicó con su vida y doctrina la grandeza de la vocación de la familia.
P. Horacio Bojorge

Memoria dijo...

Paz en su tumba y que a nosotros el Señor nos niegue el descanso hasta el final de la lucha siguiendo el ejemplo del Sr. Carrasco.

Anónimo dijo...

Estimados amigos:
aclaro la información sobre el velatorio del Dr. Carrasco: recién comenzaría sobre las 18 de hoy y mañana por la tarde sus restos serían trasladados al Cementerio Parque de Bella Vista.

In Xto

Enzo dijo...


Que en paz descanse, un celoso defensor de la Verdad y su reinado, ejemplo como profesor católico en los claustros universitarios!!
Que Cristo lo tenga es su santa presencia, y sea el consuelo de su familia.

Hasta el Cielo Don Eduardo!

Anónimo dijo...

Una lamentable perdida, solo le pido a Dios que proteja a su familia y les de fortaleza para seguir adelante. Un gran Profesor de la UCALP, y sin duda una gran persona, con valores intachables. Me da una enorme tristeza porque ademas de enseñarnos en las clases nos hablo siempre de la vida, nos aconsejo tantas veces... un hombre lleno de luz. Mi mas sentido pesame a su flia.

Alejandro Regner dijo...

Soldado de Cristo, ha librado Ud el Buen Combate, puede y debe presentarse al Gran Señor de los Ejercitos con la frente alta y la conciencia tranquila del deber bien cumplido.Dios lo recibira como se lo merece!!

Anónimo dijo...

Mi más profundo y sincero homenaje a Eduardo Carrasco a quien conocí y traté lamentablemente tarde, en los últimos años de su vida, compartiendo las reuniones de la SITA (Sociedad Internacional Tomás de Aquino) de la que ambos éramos miembros.
En las reuniones, Eduardo se destacaba por su humildad, su profundo amor a la verdad, su estudiosidad y su gran lucidez. Buscaba llevar la luz de Aquino a su campo propio, la economía. En este sentido hacía realidad el ideal de la SITA que considera al Angélico el Doctor Hodierno, esto es, el Doctor del hombre de hoy que tanto necesita de su luz. Así Eduardo deseaba restaurar el verdadero sentido y cometido de la Economía rescatándola del materialismo que hoy la asfixia.
Querido Eduardo: descansa en paz. Hasta siempre.
Mario Caponnetto

Quis ut Deus dijo...

Adhiero a las palabras de Alejandro Regner, ojalá nosotros también podamos llegar al Señor habiendo dado testimonio de la verdad combatiendo el buen combate. Dios le conceda la paz que no tiene fin y lo reciba en las moradas eternas que dignamente ha merecido.

Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.

Anónimo dijo...

En este mundo actual tan lleno de barbaridades, la muerte se muestra hoy más que nunca como la gloria del Cristiano. Contemplar anoche en el velatorio el rostro sonriente y en paz de quien muere en gracia de Dios me ha provocado una inmensa alegría. Más allá del profundo dolor humano de su esposa, familiares y amigos, no deja de ser un inmenso gozo real y concreto saber que Eduardo nos miraba desde el cielo, sonriendo ante las ocurrencias de sus nietas rodeando su mortaja con preguntas ingenuas, inocentes y hasta graciosas. Es cierto, siguiendo las enseñanzas del querido padre Bojorge, su partida temprana y repentina no le permitirá aquí en la tierra beber el buen vino del final prometido a los esposos cosechando el fruto de tantos hijos y nietos, ¡PERO QUIEN NOS BORRARÁ LA INMENSA ALEGRÍA DE RECONOCER EN EL A UN CRISTIANO MÁS QUE HA LIBRADO EL BUENO COMBATE Y HA CONSERVADO LA FE!

Emilio Nazar Kasbo de La Plata dijo...

Está en las oraciones de nuestra familia. A los que quedamos en este mundo nos queda tomar su antorcha para continuar en la militancia por la vida y la familia llevada a cabo por Cristo, con Cristo y en Cristo. Seguramente en presencia de Dios, intercederá por nosotros desde la Iglesia Triunfante

FAMILIA NAZAR KASBO

Luis Alvarez Primo dijo...

Eduardo. Una baja en la tierra. Un alta en el Cielo. Vivió con entrega y pasión por la Causa de Cristo y la Iglesia.Estudió,amó, enseño y aplicó a la realidad contemporánea con verdadero espíriu universitario la Doctrina Social de la Iglesia. Libró el gran Combate de la mano de la Providencia: firme, convencido, lleno de esperanza y santo Abandono, cargando en silencio cruces que uno no sospechaba. En la última reunión de FAMINAT ( Familia según el orden natural) propuso con singular vigor y , mirando retrospectivamente, casi a modo de despedida, el tema central para las conferencias de este año.
Abrazo hasta la victoria siempre, querido Eduardo, en Cristo Jesús.